¿Puedo desgravar las facturas de mecánico de mi coche de empresa o como autónomo?

¿Puedo desgravar las facturas de mecánico de mi coche de empresa o como autónomo?

Si eres uno de los más de tres millones de autónomos que hay, actualmente, en España, quizás te hayas preguntado qué gastos relativos a tu vehículo puedes desgravar. En primer lugar, debes tener presente que los gastos que puedes deducir de tu declaración del IVA han de derivar directamente del ejercicio de tu actividad profesional. El automóvil y los gastos ligados a su mantenimiento se consideran por la Agencia Tributaria bienes de inversión y consumos de explotación, por lo que, a priori, pueden deducirse de la declaración trimestral del IVA.

El problema surge cuando el autónomo pretende desgravar de su declaración del IVA los gastos en combustible derivados de sus desplazamientos. En la mayoría de los casos, la Administración permite que el autónomo pueda desgravar el 50 % del IVA derivado de la compra del coche y de los gastos de mantenimiento, lo que incluye el combustible. Para los autónomos dedicados al transporte de mercancías, pasajeros o viajantes de comercio, la deducción en el IVA es del 100 %. En el caso del IRPF, en cambio, el porcentaje de desgravación es del 100 % o nada, dependiendo de la actividad. Es lo que se denomina afectación del vehículo: su uso exclusivo para el trabajo o compartido con actividades particulares.

Imputar erróneamente los gastos de tu vehículo en la declaración del IVA puede llevar a que Hacienda te reclame, finalmente, ese dinero

Incluso, si tu vehículo está solamente afectado al 50 %, la Agencia Tributaria podría solicitarte que detallaras qué gastos corresponden, efectivamente, a tu actividad profesional. En ese supuesto, podrás ofrecer, como datos probatorios, un listado de tus clientes y sus domicilios o presentar tu agenda profesional.

Si, por ejemplo, llevas tu vehículo a reparar a los Talleres Claxon, podrás deducirte el 50 % del IVA pagado por los accesorios y recambios instalados, así como por la mano de obra necesaria para ello. También podrás deducir los lubricantes, el combustible y los gastos de peajes y aparcamientos. Recuerda que será necesario solicitar una factura completa y no valen tickets de compra.

Ante la rigurosa normativa española, algunos asesores fiscales aconsejan a sus clientes no desgravar las reparaciones del coche y combustible

En el supuesto de los coches de empresa, el tratamiento fiscal es similar. De este modo, si la afectación del vehículo es del 100 %, se podrá deducir ese mismo porcentaje de la declaración trimestral del IVA. En el caso de que la afectación del coche sea solo del 50 %, la empresa solo podrá desgravar ese porcentaje y no podrá atribuir como gasto la amortización del automóvil, pues también tiene uso privado.

En lo que a la normativa tributaria se refiere, existe una máxima general que establece que todo gasto necesario para obtener un ingreso puede desgravarse. De esta manera, la presentación de cualquier prueba documental válida ante Hacienda de los gastos derivados de tu actividad profesional bastaría para que pudieras deducir todo el IVA o IRPF o parte de ellos. Sin embargo, la potestad última la tienen los servicios de inspección tributarios, algo que no conviene que olvides.

Viveroempresasvicalvaro

leave a comment

Create Account



Log In Your Account



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
shares